La media naranja

En una suave colina lamida en sus faldas por un río, se erguía victorioso ante el cincel del tiempo un robusto naranjo, siempre colmando de azahares y frutas.

Sus naranjas, tampoco eran corrientes, pues al caer al suelo se partían por la mitad y se alejaban rodando, confundiéndose en el continuo trasiego de frutas partidas.

Las mitades de las naranjas se buscaban desesperadamente, probando una y otra vez, esperando encajar, ansiando la unión.

Mas una mitad, por más que buscaba, por más que probara y volviera a intentar, no encontraba su mitad.

Un día, completamente abatida por el dolor, oscura, se retiró al río. Allí, mientras lloraba, pudo contemplarse en el espejo del agua.

Entonces comprendió: no era una mitad, sino una naranja entera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s