El problema de la monarquía

Monarquía, ¿sí o no? El juez del Olmo parece haber levantado involuntariamente, con el secuestro de la revista El Jueves, este debate por mucho tiempo subterráneo o inexistente en la sociedad española. Personalemte no creo que esto vaya a ser el advenimiento de la III República, un preludio tan esperado y anunciado por muchos. Pero sí creo que abre una serie de preguntas básicas y necesarias por mucho tiempo postergadas en este país.

 

Siendo francos y honestos con la historia, debemos admitir que la Transición a la democracia hizo posible la convivencia entre los españoles, que no es poco. Pero nada más. Desde determinados sectores se nos ha querido vender la transición como la panacea a los problemas de la España de entonces, la mejor y única solución en aquel momento. Se nos insta a no plantear si quiera una duda sobre cualquiera de los aspectos de dicho pacto, con la amenza o advertencia de la ruptura de consensos y la abertura de viejas heridas ya cicatrizadas. Cuando se tienen argumentos tan peregrinos se suele hacer uso del miedo, de la herejía y la traición. Y es que la transición no curó ninguna herida, simplemente las aplazó y las agravó con su indiferencia, apuntalando la versión de los vencedores. No dio continuismo a la II República (la constituida por la voluntad popular), sino que se la dio al Franquismo (el que la pisoteó), aceptando por tanto implícitamente la legalidad del Régimen, y lo que es más, al sucesor nombrado por Franco: Juan Carlos I. Etcétra, etcétera.

 

Que en la transición las cosas se hicieron lo mejor que se pudieron es un hecho, pero que podrían haberse hecho mejor (con justicia, con memoria o con honradez histórica) es otro. Y esto no constituye un revisionismo barato, al estilo de Pío Moa, o una traición al espíritu conciliador de aquellos años, sino el esbozo de algunos puntos que, al parecer de muchos, pudieron ser mejorados a la luz de la historia. Y el de la monarquia es uno de ellos.

 

A mi juicio, el problema de la monarquía lo constituyen tres puntos fundamentales. El primero de ellos se refiere al anacronismo de esta institución, completamente desligada del tiempo en el que vive y, lo más importante, innecesaria. El segundo es el carácter de restauración impuesto por el régimen dictatorial anterior (la continuidad nombrada más arriba) sin la participación libre del pueblo, pero viviendo a su costa. Y por último, el más importante de estos puntos: la figura del Rey, lo que este representa.

 

Y es que el Rey no sólo es el Jefe del Estado, el Jefe de las Fuerzas Armadas, sino que representa constitucionalmente la unidad de España, al pueblo español. En otras palabras, es el icono heredero de los valores de la España franquista. Y para aquellos que pensamos que no existe un pueblo español, sino un conjunto de pueblos como el castellano, el gallego, el andaluz, etc, ni una nación española (aunque sí un país que historicamente nos ha unido llamado España), el Rey es una cuña que niega todas estas ideas, pues la pluralidad y el federalismo o autodeterminación son incompatibles con él.

 

La Corona goza de la aceptación, el respeto y el afecto de la mayoría de los españoles, tanto por su conducta alejada de los escándalos y los excesivos gastos, como por su cercanía y la favorable prensa que se les ha ofrecido. Sobre todo el Rey, respaldado y mitificado por su actuación durante la transición y el golpe militar fallido el 23-F. No por ello es baladí afirmar que los españoles en su mayoría no son monárquicos, sino juancarlistas. De ahí, que el futuro de la monarquía en España, a día de hoy, esté por resolver, más aún cuando el príncipe heredero no muestra las mismas virtudes de su padre y, fundamentalmente, porque la sociedad de hoy en día poco tiene que ver con la de la transición: está más preparada y es mucho más libre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s