Tengo una pregunta para usted

Creo que se hace necesario comentar algunos aspectos de lo sucedido en el programa “Tengo una pregunta para usted”, el pasado martes en La Primera de Televisión Española. En particular, me gustaría incidir en la controversia sobre el velo islámico protagonizada por Duran i Lleida.

No creo que resulte sorprendente la negativa sobre el uso del hiyab (el velo islámico) que defendió Duran i Lleida, si bien es sabido que se trata de un representante de la burguesía católica catalana. Lo que sí llama la atención es el argumento utilizado para su ataque: la superioridad de una cultura respecto a otra. Terrible. No se puede subestimar a toda una cultura sin la existencia de unos valores objetivos que nos aseguren unívocamente qué es ser bueno y, a partir de aquí, ser mejor que algo.No debería admitirse que desde un comienzo se trate con condescendencia a toda una tradición e historia por el mero hecho de encontrarse en una posición geopolítica más ventajosa bajo los valores de occidente.

El bastión principal que sustenta el ataque contra el hiyab es casi siempre el mismo: una prenda que denigra, veja y discrimina a la persona por el hecho de haber nacido mujer; luego las sociedades occidentales somos mejores que otras (que la musulmana, en este caso), estamos más avanzados, porque nosotros no permitimos ese trato para con las mujeres. Y no tendría nada que decir si verdaderamente esto fuera cierto, pero no lo es.

Y es que en occidente, señores, cuando nace un bebé, si este es mujer, hay enfermeras dando vueltas en maternidad para agujerear las orejas de las niñas (para que no se queden rabonas); se les regalan patucos de color rosa, camisones con encajes hasta en los ojales, lacitos para el pelo… Se le regalan muñecas a las que cuidar (mujer=madre), se les orienta hacia las tareas domésticas, se les enseña qué son las cosas de niños y de niñas. Y deben pintarse, arreglarse, estar guapas, estar sexys (algo natural, casi genético), utilizando para ello un surtido catálogo de pinturas y cremas, de lápices y polvos, de prendas ceñidas y cortas, de bolsos y zapatos con tacón. Etc, etc. Pero en occidente tratamos a la mujer igual que al hombre, que conste. El sexismo lo tenemos profundamente superado, tanto, que no nos importa que nuestra propia religión disfrace a esas mujeres llamadas monjas y paseen su atuendo por doquier. Y es que somos mejores.

Los argumentos del señor Duran i Lleida y otros deberían ser más serios si quieren que se les tomen en cuenta, si aspiran a que sus palabras dejen de trasminar de forma tan evidente sus prejuicios racistas y xenófobos. Porque el problema no es el hiyab (paupérrima excusa), sino las ideas de estos señores sobre otros usos culturales distintos a los suyos.

Que toda persona debe tener la libertad de elegir es algo fuera de toda duda en una sociedad democrática. Que, en particular, una mujer por el hecho de serlo tenga que tener una determinada vestimenta o un comportamiento que la identifique con el arquetipo de mujer socialmente aceptado no es justo (como tampoco lo es para el hombre). Sin embargo, no todas las personas se replantean sus valores culturales para elegir los suyos propios, bien por la formación que reciba, bien por su psicología. De hecho, la mayoría los acepta como herencia y vive lo más coherentemente posible a ellos. Es decir, la elección de valores es un hecho minoritario, mientras que la aceptación-imposición de los mismos es la norma, el uso.

Es cierto que no deben protegerse ni legitimarse comportamientos que denigren a las personas, que las despojen de su dignidad, pero ¿quién marca hasta qué punto se daña a la persona por la cultura de la que es descendiente? ¿Demonizamos unas culturas pero no otras? ¿Quién decide qué es aceptable y hasta qué punto evitando las raíces de su propia tradición?

Una vez más se hace necesario el respeto y la tolerancia. Y es que el respeto no es más que aceptar la diferencia del otro para que pueda aceptarse la nuestra, aunque no sea compartida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s