Sorpresas absurdas

La política para con el racismo y la xenofobia debe ser de tolerancia cero, al menos en una sociedad que se define como democrática y respetuosa con la pluralidad cultural, racial y religiosa. Sin embargo, una cosa es la política o el escaparate y otra muy distinta la realidad ciudadana.

Que los medios de comunicación se horroricen ante una agresión racista es comprensible, pero que empleen la consternación ciudadana para generar noticias y albergar un rentable alarmismo social es sinceramente bochornoso. Y me refiero a la impostura del periodismo sensacionalista que se rasga las vestiduras al descubrir que en la sociedad hay grupos racistas organizados, grupos de extrema derecha que se definen abiertamente antidemocráticos. Se debe ser más serio, más profesional.

Desgraciadamente los grupos fascistas no son nada nuevo en nuestra sociedad, como no lo son los valores que dan raíz y cobijo a ese tipo de conductas (demasiado tiempo llevan acompañándonos). Pero la sociedad sigue siendo tremendamente hipócrita y gusta más de las máscaras de aparente tolerancia para que enmarquen su pecho con galones, que el verdadero respeto por la diferencia y la plena conciencia de la existencia de esa gentuza neonazi. Es más fácil escurrir el bulto, vivir como si no existieran, como se vive con la muerte del tercer mundo, los indigentes o las guerras. Así somos mejores y podemos juzgar al resto.

Sorpresas absurdas que no inciden en que el problema, una vez más, radica en la educación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s