España, ¿fascista?

En las últimas semanas, a colación de la violencia callejera y su corte xenófobo, racista y, en general, fascista, ha surgido de forma generalizada un debate sobre los grupos ultraderechistas que existen en este país. Para sorpresa de todos no sólo encontramos que estos grupos no son tan minoritarios como se creían, sino que están amparados por la ley y campan a sus anchas sin que nadie haga nada al respecto.

Al parecer, en España, es posible realizar manifestaciones en contra de un grupo étnico, en contra de una elección sexual, a favor de movimientos totalitarios y violentos o a favor de dictadores sin que ninguna traba aparezca en el camino. Y da igual que se alienten sentimientos de rencor o ira hacia lo distinto, no importa que se alaben movimientos totalitarios que fueron la ruina mundial en el siglo XX; parce ser absolutamente correcto el reconocer la labor de un criminal, de un asesino, de un traidor como lo fue Franco o cualquiera de sus adlátares, perfectamente comprensible el permitir la apología de las ideas fascistas.

Personalmente, además de causarme estupor, de sobrecogerme el auge de estos movimientos de ultraderecha, siento una terrible sensación de asco ante la parálisis institucional, porque no aparenta ser una indolencia general, sino una dejadez calculada.

La apología del terrorismo es un delito ferozmente perseguido, cuya raíz inequívoca es un planteamiento de corte fascista travestido de una u otra ideología. Entonces ¿por qué no se prohiben las manifestaciones abiertamente fascistas? ¿Por qué no se persigue a sus militantes, a sus convocantes y a sus palmeros? ¿Por qué está demonizado ser nacionalista y en cambio es indiferente ser un fascista? Muchas preguntas y muy tristes las respuestas que se asoman tras de ellas. Y vergonzosas.

En particular, ¿nadie se ha preguntado por qué se prohibe una manifestación en favor de Carlos -muchacho asesinado en metro de Madrid a manos de un grupo de fascistas- y no una de grupos de ultraderecha? ¿Es que se está apoyando implícitamente el fascismo desde las instituciones? Hasta ahora, sólo silencio.

Triste es el panorama.

Anuncios

2 comentarios en “España, ¿fascista?

  1. Los grupos de corte fascista nunca han sido minotitarios. El problema es que es ahora cuando la población se preocupa por estos grupos. Y el mayor problema es que las administraciones los amparan y casi promocionan.

    Sí, muy triste el panorama…

  2. ¿Fascista España? ¿Por qué no te callas?
    Digamos que somos el único país del mundo que se permitió el lujo de seguir con el fascismo tras la caida de las Potencias del Eje(quizás Portugal también fue ignorada)
    Hay muchas opiniones de historiadores que estipulan que el franquismo no era fascista debido a que el Fascio era italiano pero pajas y diarreas mentales a parte posblemente deberíamos de preguntarnos ciertos item de nuestra historia como quiénes surtieron logística y económicamente a España de sustento* o el por qué de éste alarmismo social que suele generar la televisión acerca de el racismo, el fascismo, el fanatismo…
    Coje nuestra historia, le metes sensacionalismo y lo sumas a un hecho luctuoso y tendrás la programación de la mitad de las cadenas de televisión/radio.

    *aunque la Autarquía era lo que vendían los falangistas en su programa político necesitamos la carne de Argentina, el trigo Mexicano y la apertura gracias a los EEUU… y otro estado el Vaticano… mejor ni pensar en lo que hizo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s