Trivializar

Trivializáis lo conocido, lo previsible, pero, para poder seguir adelante, también aquellas cosas que os cincelaron por dentro. Trivializáis lo que queda atrás porque ya no es problema ni aliento. Cuidado, trivializar es una forma sutil de olvido, y quien olvida, sigue siendo un roble por desentroncar.

Yo no hablo de la herida perenne, pues el tiempo da paso a nuevas espinas cuando se ablandan las viejas. Nada nos importa eternamente, las lágrimas se mitigan o volvemos a amar nuevas cosas que nos devuelvan el sabor de la mariposa y del vientre. Hablo de dejar de dar importancia, pero no de olvidar que lo que hoy es pequeño o lejano, un día fue muro y hemorragia para nuestros ojos. Hablo de echar raíz no en un pensamiento que sólo supere lo vivido, sino que lo englobe y contextualice, pues lo que nos duele hoy, tendrá una cicatriz en algún lugar del horizonte.

Y, sobre todo, ¿quiénes sois para trivializar el camino que siguen los demás? Trivializar también es homogeneizar, simplificar, independientemente de que se haya o no vivido una determinada experiencia, pues existen multitud de pasos paralelos y no todos con la misma profundidad de huella.

Al final, se trata de una cuestión de orgullo: ¿a quién le gusta sentirse uno más? Todos buscamos ser importantes para alguien, todos queremos sentir un reflejo en otros ojos de aquello que se mueve entre nuestras sienes. A nadie le gusta no encontrarlo, porque esa es la certeza que mide nuestro vacío.

Anuncios

Un comentario en “Trivializar

  1. Es decir, cada uno es un ser único y diferente al resto del mundo… justo igual que el resto del mundo.
    NOs guste o no, al final todos tenemos las mismas necesidades, aunque unos lo exterioricen de una manera y otros de otra.
    En cuanto a trivalizar, pues es que como hoy en día parece que todos vivimos en burbujas individuales, y todo lo que se encuentra en nuestra burbuja es importante, pero todo el resto es trivial, pues es difícil que entonces se de importancia a todo aquello que no flota en tu círculo. Sin embargo, no creo que haya tanta trivialidad, sino que, hay más bien el fingir que todos nos resulta trivial. Se ha puesto tan de moda, el equilibrio que ya ni podemos disfrutar de las cosas que nos carcomen, ni regocijarnos en nuestro dolor, pues a fin de cuentas, “qué estúpido haría eso”. Si estás pasando una época de duelo, pues pastilla para ahogarla (y luego claro, pasa lo que pasa), si te sientes triste, otra pastilla de otro color diferente, sino te puedes levantar, entonces otra pastilla, si te duele, pues otra más.. en fin, al final no es que todo sea trivial, o que se olvide, sino que siempre se encuentra una pastilla que te desactive del mundo y te siga manteniendo en tu burbuja flotante.
    Me gustó tu escrito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s