Sobre el valor de las cosas

Las cosas permanecen fijas, siempre limpias de las sombras que arrojamos sobre ellas para darles la forma dolorida de nuestro corazón.

Ellas siempre a la intemperie, libres de esta zozobra que llamamos existencia, de nuestros ojos que creen enterderlas con una balanza en las manos.

No hay en ellas reflejos de nuestras lágrimas o sonrisas, ni tan siquiera un eco de lo que vivimos, ningún atisbo de todo esto que llevamos dentro.

No podemos comprenderlas, por eso las valoramos o despreciamos, por eso, al hacerlo, nos equivocamos y terminamos desengañados o sorprendidos.

Y nos negamos una y otra vez a aceptar la respuesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s