Piedras rotas

¡Qué fortaleza,

qué seguridad,

qué templanza!

.

Es sólo un espejismo de la plenitud,

una máscara trasparente

colmada de toda la ceguera del orgullo.

Es sólo pedestal y soberbia.

.

Cuando todo se acaba,

amanece la verdad y el rostro:

sólo piedras partidas,

nada de marfil ni cielo o amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s