Sin título

Los días son un atardecer continuo donde nada culmina. Las ventanas están ciegas y el mañana, destejido por la sombra. No hay más camino que el de vuelta.

He fracasado.

No importa nada de lo que he hecho. Ante mí, la terrible lápida del perpetuo intento, la raíz desnuda de lo yermo. Nada.

(Otra vez nada)

Pero los ojos están muertos. Es la hora de las manos y ellas sólo entienden de clavos. Y estas llevan demasiado tiempo ancladas a la misma cruz.

Fin del primer acto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s