Encadenado

Quisiera hablar desde la pérdida,
no desde la ausencia.
Porque no tener es también habere perdido,
pero sin la alegría lejana de la posesión o el amor.

Quisiera hablar con el corazón acomodado en un hombro,
pedestal que refleje la soberbia de vuestra triste victoria.
Dejar atrás esta trinchera o lágrimas
que desvisten las cosas hasta vaciarlas.

Quisiera hablar con las manos,
pero aún sigo encadenado a las palabras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s