Aquello que buscamos

La rutina adormece nuestra voluntad. El día a día nos impide ver más allá de lo cotidiano. Y nos dejamos llevar, olvidando que el viaje que comenzamos no fue hecho para luchar contra las piedras del camino, sino para encontrar la luz que define el horizonte. Porque en esta oscuridad, el cielo, la tierra y el mar son la misma tumba con distinto nombre.

Aquello que buscamos, aquello que hemos olvidado.

Anuncios