Llanto tardío. Elegía malagueña en tres escenas

1937

 

PRESAGIO

 

Málaga, 5 de Febrero

 

La aurora presiente un parto

terrible de sangre y ausencia.

 

Ya vienen las hienas

—círculo de hierro—

con la patria y el orden en los colmillos

a tronchar las espigas sin yugo

de las cosas con olor a manzana.

Vienen con el hambre y la miseria de siempre,

con su rastro de ojos aullando terror,

con toda su promesa de hacha y escombro.

 

¡Corred!

Las águilas ya muerden el cielo.

¡Corred! ¡Corred!

El mar es un asesino sin párpados.

¡Corred! ¡Corred! ¡Corred!


(El día es una sombra que oprime

y la esperanza, una carretera de huída)

 

 

ÉXODO

 

Málaga, 7 de Febrero

 

El eco de la barbarie

acelera los pasos y el miedo

de una caravana

tan frágil como inocente.

Busca un horizonte duradero

libre de balas o de sables,

limpio de cruces y de ruina.

 

Pero los aviones no distinguen

carne de persona o de mula,

sólo saben de muerte a borbotones

—catarata de plomo y entraña—

cuando acribillan a ras de suelo.


Y sin embargo siguen llorando,

bajo los cuerpos destrozados de sus padres

—amor y esperanza—

los niños cubiertos de la herida

y la madre ciega de dolor

con el pecho huérfano de aliento.


(Detrás, los tanques impiden el regreso

aplastando carne, huesos y almas)


 

Torre del Mar, 8 de Febrero

 

Los ojos desbordados de muerte

y el horror abierto en las gargantas,

pero ni el llanto más profundo

ni el grito más lastimero

pueden detener esta certeza

de casquería y espuma.

 

Los barcos desmiembran a la gente

destrozándolas contra las piedras,

sin importarles las manos llenas de huída

o la frente oscura de los muertos

que saludan con una carcajada.

 

Tan sólo queda la locura

de la pólvora y la sangre,

el mar desnudo

y sus dientes de hierro

sobre la tierra.

 

(La costa es ya un calvario

sembrado de muerte y de metralla)

 

Almería, 12 de Febrero

 

Rotos de hambre,

sin alma ni lágrimas

—sólo ampollas y vacío—

cincelan el último surco

de esta herida sin borde.

 

Todo ha terminado:

no más terror de acero,

no más carne desgajada ni tortura,

no más paredones ni muerte a horcajadas,

ahora sólo miel, paz y zapatos.


Treinta segundos

y los halcones otra vez escupiendo tumbas.

Sólo treinta segundos

para unas calles colmadas de huída y cristal.

Treinta míseros segundos:

sangre, muerte y olvido.

 

(La esperanza mira al norte,

la guerra impone el silencio)

 

 

MEMORIA

 

Siempre amor,

nunca olvido.

 

Nadie puede callar

el horror de tanta sangre inútil

ni el destrozo cubista

—ya sin nombre ni cordura—

que niega a las cosas

un futuro o cicatriz.


Y aunque no quede huella en el paisaje

que recuerde vuestro éxodo

—sólo costuras en los labios

y alquitrán sobre la muerte—

se estremece entre las sombras

este verbo cargado de mañana y de reencuentro.

 

Yo alzo este llanto

por todos los muertos sin sepultura ni palabra

enterrados en el olvido,

abiertos a pájaros y perros,

con la sangre disuelta en un mar atroz

y su corazón en el gemido de las grietas.

Izo este llanto roto,

este violín alicortado

que no os regresará de la sombra

ni os salvará de esta eternidad sin abrazos o caricias

a la que no llegan mis lágrimas;                                                                          

pero que defenderá siempre

—venas y raíces contra el silencio—

la memoria y dignidad

de vuestros pasos y puños de oro.


Sólo puedo levantar este llanto,

tardío, pero con esperanza.


Anuncios

Un comentario en “Llanto tardío. Elegía malagueña en tres escenas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s