Respuestas

Hay errores que no pueden perdonarse. Cuando sientes tanto dolor que no sabes qué hacer con él, no importa la razón que lo produjo, ni tan siquiera la fragilidad o torpeza de quién lo cometió. No hay respuestas, no hay consuelo, sólo ceguera.

De nada sirve el rencor o la lágrima,. No vale la mano franca, porque cuando las lenguas tienen dos dorsos, la cicatriz no es posible, luego soledad.

Y en este camino espiral y sin retorno, la mutilación es la única salida. El mundo se estrecha ante la pérdida de la luz, pero el corazón se hace más grande con la nueva oscuridad.

[La amistad…]

La amistad es un compromiso, no una obligación. Y todos los compromisos caducan. Lo hacen en el silencio, en la sombra, a la intemperie de toda nuestra indolencia.

El tiempo y la distancia se imponen a la ingenuidad. Pero es la desgana quien prende la mecha ese día en el que las cosas no se hacen con la sangre, sino con calculadoras. Cuando dejamos de ser tú y pasamos a ser él.

Es curioso lo grande que es el mundo cuando la juventud o el orgullo nos lleva a abrir las alas y cuan pequeño se vuelve cuando estas se duelen de realidad o caja de cerillas.

Todos terminamos por acostumbrarnos al hedor de la indiferencia, la traición y el odio. Siempre hay alguien a nuestro lado por quien soportarlo, pero nadie por quien cambiarlo. Demasiadas cicatrices ciñidiendo las sienes. Qué seres tan miserables somos.

Esto es vivir, pero no deja de ser asqueroso.