Aquí

Aquí,

donde los tobillos enraízan como anclas

y las muñecas se articulan con los punzones,

no hay horizonte donde se perfile la distancia.

Aquí,

el pasado es una sombra que cincela

y reduce al mínimo la esperanza,

porque el futuro no se construye con sueños,

a penas con las llagas de la frente o las manos.

 

Aquí, siempre aquí,

camino de círculo perfecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s