[El amor sin memoria]

El amor sin memoria

es solo miedo y ganas.

 

Los besos no soportan el peso de un anillo

o del violín que asoma por las grietas de ese silencio

que no perdona la ausencia de un horizonte.

Porque las palabras sin sabor a tierra

terminan destrenzadas por el tiempo,

entonces mueren las alas

y amanece el suelo o la decepción.

 

Adiós es una contracción infinita

de sangre y de lágrimas.