Libertad de provocación

Lo ocurrido a raíz de la emisión de fragmentos de una película que ridiculizaba la imagen de Mahoma y de la publicación de unas caricaturas del mismo, en idéntica línea, ha sido una completa barbaridad. No cabe justificación alguna para el asesinato o la violencia por el mero hecho de la existencia de divergencias ideológicas. Por eso ha de ser condenado sin ningún género de duda. Pero no toda la sangre la sostienen los musulmanes.

De un lado, la torpeza del mundo islámico frente a occidente continúa siendo la misma: el dominio de la minoría integrista y su cerrazón ideológica. Ésto hace imposible la creación de un marco común en el que poder solucionar las diferencias y, al mismo tiempo, descalifica por completo no sólo su actitud ante el problema sino, lo que es más importante, su propia idiosincrasia. De este modo no consiguen ser respetados, lo que logran es el desprecio y alimentar el prejuicio occidental que equipara al islam con el terrorismo.

Por otro lado, la perversidad occidental radica en la periodicidad de ataques al mundo musulmán -que logran demonizar-, envueltos en la bandera de la libertad de expresión. Esto tampoco propicia el establecimiento de un foro plural en el que se puedan establecer puentes, sino a dinamitar los pocos que existen. Del mismo modo, se contribuye a proyectar una imagen occidental negativa que cierra el círculo del odio mutuo.

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión”, reza el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Cierto, pero no toda opinión es neutra ni debe ser tolerada. Dos ejemplos: ¿Debería admitir Israel la opinión de Ahmanideyad en torno al Holocausto? ¿Deberíamos admitir la opinión de los grupos nazis y fascistas sobre la raza? Creo que el límite de la libertad de expresión aparece cuando se miente, cuando se falta al respeto y se daña el honor del otro.

La película estadounidense que se burla Mahoma, así como las caricaturas aparecidas en una revista francesa, son ofensivas para los creyentes musulmanes. Querer hacer de este sentir, de este hecho, un rasgo de intransigencia es totalmente insidioso. El respeto consiste en saber admitir y tolerar las diferencias  con el otro. En este caso, la reacción violenta es la que no debe admitirse bajo ningún concepto, la que debe condenarse y rechazarse, perseguirse, pero en ningún caso debe criminalizarse el sentimiento legítimo de ofensa, de afrenta. Éste debe ser respetado y debe ser la voz de alarma que indique hasta dónde se puede llegar.

Libertad de expresión, siempre, bajo la veracidad, la honestidad y el respeto. De lo contrario, se está estableciendo un nuevo derecho al que sólo los occidentales pueden acceder: la libertad de provocación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s