Tríptico y respuesta

I

Vivir es perder,

y en cada derrota

se levanta un muro mientras se llora.

 

II

Este paisaje de lápidas inmensas y orgullo,

es el laberinto que da forma a nuestro corazón,

la imagen fractal del vacío

enjaulado en la carne o la soledad.

 

III

Ahora que suenan

las voces y las trompetas,

¿cuál será la esperanza

con la que volver al mundo?

 

Respuesta

El engaño o la certeza del amor o de la muerte.

 

Cuatro estaciones (Ritornare)

I

Amanece,

a pesar de la voluntad de tierra

o de los gritos que claman piedad.

Amanece,

y las lágrimas se diluyen

en esta primavera amniótica

de promesas viejas e incumplidas.

 

El olvido hace posible

el futuro de los insensatos.

 

II

Un cielo perfecto

corona la ignorancia de este verano

o cimiento de la alegría,

laurel de luz compartido

antes del día de las grietas.

 

La traición es un verbo que se conjuga

siempre en segunda persona.

 

III

Tan lejos del amor

y con la certeza del otoño

oxidando cada pétalo o caricia;

con la voz desvencijada

y la esperanza como hormigón

tirando de los pies.

 

La soledad destrenza la ilusión

de un cenit de manos encadenadas.

 

IV

Llega la sombra o el invierno

como el último trago de agua

que ciega de aire a los pulmones.

 

El mundo se desdibuja y la nieve

amortigua sangre, ecos, nada.

 

El silencio será la rúbrica

indeleble de nuestra derrota.