[La oscuridad talló mis dedos]

La oscuridad talló mis dedos, ahora cinceles que abren la luz y derrotan los contornos de la herida. Pero yo solo sabía que tras el naufragio, llegan las espadas que defienden las lágrimas o la verdad. Y el silencio que consume los labios, la sangre y el horizonte.

Poco importa ya la raíz de la zozobra mientras la memoria no sea enterrada con palabras. Aquí sigue esperándome el camino, con esas piedras que prometen cicatrices y una nueva oscuridad que hará retoñar de nuevo mis dedos.

 

talla