Ser libre, estar solo (I)

Me han olvidado tantas veces que sólo recuerdo lo pequeño que soy.

Una y otra vez empezar el mismo camino, volver a hacer de la ruina parto y de la cicatriz, esperanza. Este cansancio de saberse agotado, el tedio de las sonrisas que terminarán extinguidas en el silencio, la insoportable certeza de todas estas palabras que no llegarán a tocarte. Es la amargura la que me regresa a la intemperie.

Mi soledad a veces no es una opción, sino una consecuencia. Mi elección ha sido vivirla sin alguien al lado.

Otra vez el fracaso, y la comodidad de una resignación que siempre prefiere el recuerdo inmaculado de una felicidad de la que sólo hubo sombra. La memoria encarcelada en una vitrina para el deleite del orgullo, sin rastro de toda la miseria que me define. Dejar de luchar por las cosas que terminan siendo lágrimas, pero no rendirse nunca para sobrevivir otra vez al mismo naufragio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s