Aquí

Ya no estoy aquí. El vino esquiva el recuerdo, el sudor no doma la piedra y los amarillos están en apogeo lamiendo los sueños. Ya no puedo estar aquí. El mar es demasiado grande, mis manos no titilan en el cielo y mi corazón ahora apunta al norte. Ya no quiero estar aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s